El látigo militar. La exigencia

El mandato interior, mi mayor enemigo. La  exigencia y el castigo.